23.1 C
Córdoba
HomeSin categoría"¡Hay un cuchillo, un cuchillo!" Agresión y pelea con dos mujeres en...

“¡Hay un cuchillo, un cuchillo!” Agresión y pelea con dos mujeres en el suelo en un extraño episodio en la toma del Lengüitas

Un extraño episodio con agresiones a padres, pelea con una mamá y escupida a una estudiante generó conmoción en la noche de este jueves en el “Lengüitas” de Juncal y Salguero, tomado desde el lunes pasado por los estudiantes del secundario.

Alrededor de las 21.30, una pareja se acercó a la puerta de ingreso por la calle Juncal de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, a hablar primero y luego derivó en agresiones y pelea con los estudiantes y  padres acompañantes de la toma, según denunciaron estos últimos.

Una mamá empezó a filmar con su celular a la pareja. La mujer se dio vuelta y comenzó a registrar también con su celular, mientras decía frases insultantes a la mamá. Todo sucedió en instantes: se tomaron en una trifulca y cayeron ambas al suelo. En ese momento a causa del forcejeo, de la cartera de la supuesta vecina afloró por el aire un cuchillo de cortar carnes.

“¡Hay un cuchillo, un cuchillo!”, gritó alguien espantado, del grupo de padres y madres que habían acudido desde detrás de las rejas para separar.

Cuando llegó la policía de la Ciudad, todavía había agresiones, según contaron. Clarín llegó poco después a la escena. La pareja estaba demorada por la policía de la comisaría 14 A, a la espera de instrucciones de la fiscalía porteña. No estaban esposados ni detenidos, y conversaban con los efectivos.

incidentes en el Lenguitas. “Juan” y “Rocío” apoyada contra un auto en la puerta del colegio, demorados.

En los grupos de whatsapp del colegio, convulsionados y con enfrentamientos entre familias y chicos por la toma, la noticia ya corría como reguero.

Clarín llegó a ver y fotografiar el cuchillo en su funda de cuero, tirado en el cordón de la vereda junto a la campera de uno de los chicos, que había quedado ahí tras la pelea. La policía retenía ambas cosas a modo de “escena del crimen” y la mamá esperaba poder recuperar la campera de su hijo.

Incidentes en el Lenguitas. El cuchillo, todavía en el cordón de la vereda.

Los testimonios

“Primero se pararon junto a la reja a charlar, después empezaron a agredir -contó Carlos Calviño, papá de cuarto año y referente de la Cooperadora-. Todo el día pasa gente y putea la toma. Como agredían, una mamá desde atrás empezó a filmar a la pareja. La mujer se le puso cerca y en un momento estaban agarradas de los pelos. Se le abrió la cartera y se le cayó la billetera, y gritaba ‘¡me están robando!’ y después apareció el cuchillo. Ahí salimos todos a separar y sacar el cuchillo de la escena. El hombre de la pareja gritaba: ‘Vos no sabés quién soy, te vas a quedar sin laburo’”, relató Calviño, todavía anonadado -igual que otros padres y madres- por el episodio.

Rubia, vestida de modo elegante y con una sonrisa de ocasión que buscaba poner buena cara a la tensión del momento -incluso convidaba chocolates artesanales de una caja de medio kilo que tenía abierta sobre el capot de un auto estacionado en la vereda- Rocío, como dijo llamarse la mujer, dio a Clarín su versión.

“Soy vecina y vivo todos los días la situación de la cuadra cortada [NDR: de la cuadra no hay referencias de cortes]. Me acerqué a hablar, la verdad me rompo el alma trabajando… Pero tienen un nivel de violencia -acusó ella- me acerqué y una menor me escupió. Y una mujer me agarró de los pelos. Mi amigo me sacó de encima a esa persona, de querer tener un intercambio…, pero no se puede”, fue su versión.

-¿Y el cuchillo?, le preguntó Clarín.

-Fuimos a comer a Lo de Jesús (una parrilla en Palermo) y lo dan de souvenir a la gente. Yo tenía la cartera, me sacaron plata.

La mujer solo aceptó decir su nombre de pila -Rocío- y aseguró que su medio de vida es “una empresa”. “No vi nada, sentí una agresión y me dijeron la típica ‘sos gorila’…”.

Incidentes en el Lengüitas. Padres en la puerta en la medianoche de este viernes, tras el extraño episodio.

A solos unos pasos, junto al cuchillo y la campera tirados en el suelo y al lado de un policía con el que conversaba, estaba su amigo, quien solo aceptó dar su supuesto nombre, Juan, y relató: “Soy hijo de un obrero de la construcción de San Antonio de Padua, que trabajó para mandarnos a la escuela. Eso le estaba diciendo a un padre con el que conversaba. De pronto me doy vuelta y veo a mi amiga en el piso, sí, en una trifulca”. Juan, también aseguró que el cuchillo era un souvenir de la parrilla, la versión “hembra” y que el tenía en su auto el cuchillo de cortar carne “macho”, más voluminoso.

-¿Cuál es tu auto?, le pregunto Clarín, y Juan señaló un utilitario, ploteado del servicio de Emergencias de Construir Salud, la obra social de la UOCRA, estacionado en los espacios de cortesía de una torre enfrente del Lengüitas. “Ahí en esa torre vive mi amiga, por eso estacioné ahí”, aseguró Juan.

Cuando este cronista le preguntó su nombre, pidió a su vez “identificación”, lo que este periodista hizo.

– No me llevo bien con Clarín, dijo desanimado el hombre, que dijo tener 50 años de edad.

“Yo separé una gresca en la calle”, siguió ya de mala gana ante la insistencia de que aprovechara para dar su versión. “Estaba hablando con un padre. Me di vuelta y estaban en el suelo mi amiga y la otra mujer. Traté de separarlas y después vino la policia y terminó en todo esto”, agregó.

Cuando la policía llegó, todavía había gritos, pero ya no pelea ni contacto físico, según pudo reconstruir este diario de fuentes policiales.

Sobre la escupida, padres y madres no dudaron ante este diario: “Esta mujer escupió a una nena de cuarto año”.

Silvana, la mamá involucrada en la pelea, relató: “Estaban insultando a un papá en la puerta, yo llegué y como vi que agredía, me puse a filmar. En esa llega un Rappi, y ella dice: ‘ya tenemos la foto que necesitamos, estos zurditos de Recoleta hasta piden Rappi’. Se acerca a filmarme y dice, ‘la gordita que no trabaja’. Cuando me empujó, quedamos agarradas de los pelos y se cae. Todo sucedió muy rápido. En eso alguien me agarra de atrás violentamente de los pelos [el amigo de la supuesta vecina] y escucho ´¡soltala, soltala! Y alguien que grita, Tiene un cuchillo, un cuchillo! Y la mujer grita también, ‘me están robando’”.

Ya eran más de las doce de la noche, cuando el cuchillo y la campera fueron levantados del piso por la policía.

La supuesta vecina Rocío se inquietó en un momento de la actividad de este cronista, cruzó la calle y empezó a filmarlo con su celular.

Ya empezado el viernes, el Centro de Estudiantes del Lengüitas sacó un comunicado para condenar la violencia. Contó que la estudiante había sido escupida, y que la supuesta vecina Rocío le había dicho “puta de mierda” y “conchuda inadaptada”.

En un clima de enorme tensión, acentuado tras empezar a difundirse este episodio, y con muchos padres y madres también oponiéndose a la toma que afecta al resto de los niveles del Lengüitas -primaria, jardín, terciario- el Centro de Estudiantes había convocado para este viernes a las 11 a una asamblea para votar si la toma continuaba o no.

Para las 13 de este viernes, hay una convocatoria en la puerta del Colegio de familias para manifestarse en favor de la continuidad escolar “en forma urgente”, el fin de la toma y la vuelta a clases.

Mas noticias
Relacionadas